Daily Archives: May 15, 2014

Las opciones reales hoy. Reajuste de la oferta, o estímulos fiscales y monetarios sin fin?

Somos afortunados herederos de siglos de aprendizaje, cultura y conocimiento acumulado. Desde los maravillosos escritos de Sócrates o Aristóteles, y antes, hasta las contribuciones más contemporáneas.

Si no, no podríamos encontrar perlas como esta, escondida en el capítulo XX del tratado “Human action” escrito por Mises en 1949, cuando yo aun no había nacido. En mi traducción del inglés:

“No hay manera de evitar el colapso final de un boom provocado por la expansión crediticia. La alternativa solo es si la crisis debe venir antes por el abandono de dicha expansión, o después, como catástrofe final y total del entorno financiero de la divisa afectada”

Claro que entre morir (financieramente) antes, o morir después, por qué optarían nuestros gobernantes políticos y financieros? Ese es el campo de trabajo del “Behavioural Economics”, un aspecto de la economía puesto de relieve tras el nobel de economía a Daniel Kahneman en 2002. Entre otras relevantes aportaciones, estos estudios sobre el comportamiento de los actores económicos ayudaron a enterrar el nefasto postulado de los “mercados eficientes”, del también nobel Eugene Fama. Queda alguien que todavía crea en la “Efficient market hypothesis”?

Visto en perspectiva, y bien pensado,  estaba claro por qué iban a optar nuestros honrados gobernantes. Claro que las quinielas siempre se aciertan el domingo por la noche. Desde el inicio de la crisis (en cinco años) la deuda pública global ha crecido desde 70 a 100 trillones de dólares (datos del informe del primer trimestre de 2014 del BIS). Los setenta trillones previos se acumularon a lo largo de más de un siglo. Como expansión crediticia adicional, aclara, por si quedaban dudas, cual ha sido el camino elegido. Por no hablar de la expansión monetaria que, para complacer a Friedman, ha acompañado la expansión crediticia, y ha sido la guinda del pastel. Impregnada de alcohol por supuesto. Cuando Von Mises deslindó las opciones antes expresadas, no existía el campo de “Behavioural Economics”. De lo contrario no habría presentado la opción. Teniendo en cuenta la condición humana, esa opción nunca existió en la realidad. Patada a seguir, en terminología de fútbol americano (rugby), era la decisión segura.

Más difícil de ver venir que la prolongación de la expansión crediticia, por mucho Behavioural Economics que uno aplicase, era la orgía de impresión de billetes virtual. QE1 era razonable y previsible, como terapia de shock al desastre del que la quiebra de Lehman actuó como catalizador. Pero no era tan obvio ver las QE que le siguieron, particularmente la barbaridad de QE3, o la bomba de relojería de Kuroda que aun sigue (en términos de tamaño relativo, 9% del PIB anualmente, mucho más importante que la QE3 con un ritmo del 6% anualizado). Y eso que Bernanke lo había avisado en sus discursos previos como académico, y el Sr. “Abenomics” también, cuando nombró a Kuroda. Algunos no quisimos creérnoslo.

Von Mises lo de la expansión de bases monetarias ni se lo planteó. Él todavía vivía el patrón oro, obsoleto sin duda hoy, pero un freno al menos para la voracidad impresora de los Bernanke, Carney o Kuroda. Muerto el oro, y no sustituido por patrón o regla cuantitativa alguna, y blindada la independencia de los mismos estatutariamente, el poder de los gobernadores de los bancos centrales es ilimitado. Pueden intervenir cualitativa y cuantitativamente sin límites. El mismísimo Luis XVI no tenía tanto poder. Claro que el procedimiento utilizado para retirarle el que tenía, no fue de todo civilizado. Esperemos que la rectificación de tanto disparate monetario se haga de una manera más elegante, y menos sangrienta.

Tras cinco años de expansión crediticia adicional, de un colapso de 70 trillones de tamaño potencial máximo (alguien sí que pagará sus deudas) hemos pasado a hablar de un colapso potencial de cien trillones de dólares. Y subiendo. Menudo dominó!

¿Pero, existe alguna alternativa real a la patada a seguir?

Continue reading