Daily Archives: July 9, 2014

El arte de predecir.

“Es difícil hacer predicciones, particularmente sobre el futuro”

La cita anterior es atribuida, habitualmente, al jugador de béisbol americano, Yogi Berra. Tal vez es esa tautología sobre la dificultad intrínseca de la predicción, la que ha permitido que al economista se le defina como “un individuo que pasa la mitad de su tiempo haciendo predicciones, y la otra mitad explicando por qué no se han cumplido”.

Predecir solo puede ser un arte, porque es imposible hacerlo de una manera científica al 100%. Lo sucedido desde 2007 me ha ratificado esta percepción, que sostengo desde hace muchos años, al menos en cuanto a la eficacia de la previsión macroeconómica. Pero mantenía una concepción, un tanto naïve, sobre la utilidad de los parámetros más eficaces de valoración de precios de las acciones. La reciente y extensa polémica entre John Hussman (http://www.hussmanfunds.com/), y otros fundamentalistas de la valoración como Grantham y Montier de GMO, y el blog, “philosophicaleconomics.wordpress.com”, me lleva a dar por imposible cualquier intento valorativo con un mínimo de consenso general. Más aun, desde que QE ha pulverizado la importancia de la valoración en la gestión de las inversiones.

Al menos, si aceptamos que la predicción es un arte, quedará el respeto a la intuición del analista, siempre que no esté mancillada por el epidémico sesgo “sell side”:

  • Cuando analizamos el alfa de un activo financiero individualmente considerado.
  • Cuando, agregando, consideramos el nivel de precios de un conjunto de ellos “bottom up”.
  • Cuando, a nivel agregado, se intenta predecir un ciclo económico o variables de ese ciclo con base subjetiva, por oposición a resultados de un modelo econométrico.
www.acting-man.com

www.acting-man.com

Pero cuando lo que queremos es que sea el ordenador el que indique fiablemente si comprar o vender, vía un modelo econométrico, o vía modelos de correlación de una serie de variables o ratios (que la historia ha demostrado relevantes), con las cotizaciones pertinentes, las cosas se complican.

Quedan a salvo las matemáticas del HFT (high frequency trading) que funcionan eficazmente (supone casi el 50% del volumen transaccional del mercado de acciones americano). Pero ese tipo de automatismo solo funciona en el muy corto plazo y, polémicamente, lo hace usando el arma de la velocidad y, demasiado a menudo, la información anticipada. O, simplemente, a base de esa actividad que no existe llamada “front running the orders”. Algunos me entienden. Pero por no rascar en lo más delicado de todo, me remito más convencionalmente al reciente escándalo sobre distintos niveles de velocidad en la entrega de la información por Reuters o Bloomberg, en función del precio pagado por los terminales. Hablamos de segundos, o minutos a lo sumo, pero con un ordenador eficaz no necesitamos más para obtener una ventaja en el corto plazo. El trading se puede automatizar, sobre todo si juega con ventaja, pero resulta casi imposible hacerlo en las posiciones a medio y largo plazo.

Continue reading