Daily Archives: July 26, 2014

Los daños de la ignorancia.

Quería escribir sobre la ignorancia y sus daños. Y releyendo en la biblioteca de mi ordenador (yo vivo digitalizado), encontré el discurso de aceptación del premio nobel de Friedrich Hayek (año 1974), titulado “La pretensión de conocimiento”. Y, a mi edad, casi me emociono. El discurso es visionariamente actual. Recibo research económico diariamente. El 90% es basura reiterativa sell side. Como decía Hayek, hace cuarenta años, sobra “pretensión”, y falta “conocimiento”. Hoy es peor.

Retrato de Hayek en Wikipedia

Retrato de Hayek en Wikipedia

La ignorancia es atrevida; pero mucho más dañina es la pretensión de conocimiento. Parafraseando al físico y experto informático Stoll, una cosa es disponer de datos, y otra tener información. Otro nivel distinto, es que la información este estructurada como conocimiento, y, lo vemos en muchos opositores, por desgracia no todo el conocimiento llega al entendimiento. Por último, muy poco entendimiento llega a sabiduría. Probablemente, porque hay que combinar longevidad y esfuerzo intelectual sostenido, y a eso llegan pocos. Hayek es un ejemplo: sabiduría y humildad fueron de la mano.

Lástima que lo de Hayek no sea representativo en nuestra España de hoy. Aunque otros países tampoco andan precisamente cerca de la excelencia. El sistema educativo global (en España es peor) saca cada vez más títulos por segundo, con menos conocimientos por título. Lo de imprimir es una epidemia. Unos lo hacen con billetes, y otros lo hacen con títulos académicos. Mucho papel, y poca sustancia.

El resultado es que navegamos en datos, pero andamos mucho más justos, no solo de sabiduría, sino de los demás conceptos intermedios. Hemos vivido unas décadas por encima de nuestras posibilidades. ¡Pero si al menos hubiésemos invertido en capital humano! Seguro que a muchos les sorprende esta crítica. Creían que nuestra juventud está bien formada. Pues bien, aunque las estadísticas oficiales hablen de sobrecualificación crónica de la mano de obra española, la realidad es bien distinta. El mismo Ángel Gurría lo insinúa elegantemente, diciendo que la sobrecualificación es estadística pero no real. Citado en un certero artículo en La Vanguardia, de García Montalvo, nos pone en nuestro sitio: un estudiante japonés de secundaria tiene competencias similares a un graduado universitario medio español. Sobran licenciados y falta nivel. Y, sí,  ya sé que no es políticamente correcto el decirlo.

Esta vena metafísica viene a cuento de una doble inquietud. No solo mi pesar por el deplorable nivel académico medio de las generaciones futuras, sino también por las grandes mentiras económicas que nos rodean a diario, y encuentran fácil soporte en medios impresos o digitales. Como decía Goebbels, una mentira, repetida adecuadamente mil veces, se convierte en una verdad. Puede incluso que sean mentiras sin dolo. Pero es imperdonable que manipulemos el aparato productivo en base a hipótesis sin suficiente contrastación empírica, y, desde luego, sin suficiente análisis de sus efectos secundarios (aquellos no visibles de los que ya nos apercibía Bastiat).

Hayek usa como leitmotiv de su discurso, los daños causados por la convicción de la relación inversa, o trade off, entre inflación y paro. Pero bien podría haberse extendido a otros conceptos erróneos y sus daños. En el año 1974, y en pleno boom inflacionario, era el ejemplo lógico. Hoy sería mejor ejemplo citar los daños que ha causado en las décadas subsiguientes la paradoja de la austeridad que él mismo había desmontado cincuenta años antes. O los que ha causado el keynesianismo más rancio, con el uso y abuso de los estímulos monetarios y fiscales. Antes de manipular algo tan complejo como el aparato productivo, deberíamos pensarlo varias veces.

Continue reading